SOLEDAD ENEMIGA

Jose Maria Mares Pulido (Jotaeme)

9 de Julio de 2004

Mi ingenua soledad se introduce en una oscuridad punzante
y no puede ver, porque es ciega, que un falso amor le ha robado su flor
oh soledad, oh mi soledad, caminas con el pensamiento y no ves el dolor
niegas la visión de tus ojos y hasta el aire te daña

¿Qué has hecho con mi amada? ¿Por qué dejaste de observarla de cerca?
Ay de mí... soledad enemiga y falsa la esperanza de mi amada
tan pronto te quise, antes me llené de ti y ahora muero sin poderlo evitar

Poético y amargo se ha vuelto mi aroma, cual perfume del fracaso
marea que se abre camino para que el barco más grande la pueda romper
qué castigo sentirme como la marea y tú eres mi barco
tuviste que cambiar de rumbo y sentenciar mi muerte
no te lo puedo reprochar, pues confío en que tú también morirás
después de conocer tu mentira y volverás al mar para buscar consuelo

Tu hermosa mano, qué digo hermosa, preciosa y la única en mi firmamento
que delicada y ligera, se deja agarrar por la mía pero tiene miedo
pues nunca me devuelve el cariño con el que cojo la tuya
siempre muerta se deja caer y se deja manipular
menos cuando nos dirigimos en la dirección incorrecta

Extraño es, ver tu reacción sin los ojos de esta ciega soledad
que se ha convertido en enemiga, tan solo con mi tacto puedo sentir
tu falta de interés, tu falta de cariño, que no me importa
pero mi soledad no avisó a tiempo de esto, y ahora me deja morir

Ay de mí... en tristeza se convierte este paisaje marítimo que observo
brisa veraniega que corta el calor del sol
empieza a caer para dejar salir a su eterna mujer

Hablo de la luna, oh mi luna, vuelve una noche más para helar la brisa
contigo hasta el mar se olvida de la pesadilla que más lo enfurece
pues de noche, si la tormenta se manifiesta, enfadado está de no verte
por eso si te muestras a él, llega la nada

Negra noche, cristalina el agua y viento cubierto de oscura soledad
ni en la playa falta un enemigo, mi peor enemigo se halla en mi paraíso
oh maldita soledad ¿Por qué lo pagas con toda naturaleza bella?
¿No basta con robar la belleza de mi amor celestial?

Maldigo el día en que pacté contigo
solo me has traido el dolor en porciones de falsas esperanzas
emociones temporales que si las soplas echan a volar
no fuiste ingenua sino traicionera

Me levanto para volver a caer, entiérrame para que deje de intentarlo
mil veces te lo agradeceré, soledad enemiga